Los mejores sitios de la crítica cinematográfica

El fetichismo clásico del mejor Hollywood ha encontrado un embajador encantador. Farran Smith Nehme se convierte en la articulación del cliché y la convención en un deporte; no es de extrañar que haya elegido el melodrama como su campeón menospreciado y que cuente con Max Ophüls y Douglas Sirk entre sus directores favoritos.

Con todo esto podemos adentrarnos a lo que llamamos el cine contemporáneo desde una óptica explicativa.  Una forma directa de ver estrenos de cine online para encontrarle un matiz más directo y crítico a las cintas.

Aprendiendo el cine

Una ingeniosa y trabajadora madre de tres hijos, la Sirena es una voz única y refrescante en un campo a menudo propenso a la nostalgia de la vacuidad o a la superposición esotérica. Un reportaje de «Anécdota de la semana» muestra sus extensos esfuerzos bibliográficos. Sus obituarios son los más poéticos de la escena.

Ya sea desempolvando gemas olvidadas y jugadores de la industria o proporcionando un nuevo análisis de lo que ya es canónico, la Sirena habla con el valor, la agudeza y la inteligencia de las damas pre-Código que tanto admira.

Su extensa investigación es un valioso corolario de la escuela de folklore salaz de Hollywood Babylon; no es que el blog esté sin jugo o misterio (un reverencial momento de silencio por el «incomparable camino con sombrero» de Charles Boyer).

La Sirena abandonó el anonimato al coprogramar una serie para TCM, pero levantar el velo, al estilo de la verdadera viuda alegre, sólo ha favorecido el florecimiento de su atractivo: una reciente blogatón organizada en asociación con la Fundación Nacional de Preservación Cinematográfica ha recaudado 13.500 dólares y sigue contando. No sólo es la Sirena la mejor amiga friki de la película que has tenido, sino que es una fuerza cada vez más poderosa.-Brynn White

Estrictamente es una escuela de Cine

Nadie encarna la cinefilia en la era de Internet mejor que el seudónimo Acquarello (alias Pascual Espiritu), un autodenominado «ingeniero de diseño de sistemas de vuelo de la NASA» que crea por sí solo todo el contenido de Strictly Film School.

El mayor atractivo de Strictly Film School es su enorme base de datos de directores, que cuenta con más de 500 nombres, desde los favoritos canónicos como Chantal Akerman y Pedro Almodóvar hasta los menos conocidos (pero no por ello menos dignos) Joaquim Pedro de Andrade y Lisandro Alonso, y que no hace más que rascar la superficie de la As.

El directorio no ofrece biografías, sino cápsulas concisas cuya brevedad es desmentida por sus percepciones. Mientras que las plataformas online ofrecen un espacio de escritura prácticamente ilimitado, la prosa económica y precisa de Acquarello es algo que atesorar.

Y para aquellos que buscan aventurarse más allá del auteurismo, esta pelìcula  ofrece la opción de buscar críticas por géneros (del tipo académico: «Neo-Expresionismo», «Cinema Verité»), temas («Conflicto Generacional», «Envejecimiento/Obsolescencia/Muerte»), e imágenes («Cambios Cromáticos – Estado de Conciencia, Reino Existencial» siendo mi favorito personal). «Notas de lectura relacionadas con el cine» en material impreso recientemente hojeado y un «Film Fest Journal» completan este exhaustivo (y agotador) sitio web.

Si las verdaderas escuelas de cine fueran tan informativas y apasionadas como Strictly Film School.-Cullen Gallagher

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *